damn

Pensé que me iba a doler verte ayer, antes que llegaran todos. Pensé que te ibas a quedar, que quizás era importante para ti... que en una de esas, en esta nueva e improvisada amistad no sé, pensé que te iba a importar. Pero ayer te ví, tan distante y cambiado, tan con esa cara de que casi ni te importaba mi regalo. Y te dije feliz cumpleaños, te abracé, y a tí pareció no importarte.
Y cuando mi mamá te preguntó si te quedabas y dijiste que no, con esa cara tan seria y de una manera tan poco educada que me dieron ganas de gritarte que eras un... no debería decirlo.
Entonces dije, ok está bien, te entiendo (te trato de entender, trato de ser empática contigo cuando en verdad tratas de hacerme la vida una mierda, lo más mierda que puedes) Y bajo contigo, bajo las escaleras que antes soliamos bajar tomados de la mano, te miro, te trato de sonreir, te toco el hombro te miro, te pregunto que que te pasa, creo que vas a llorar, y no entiendo, eres tan egoista. No cambias, no me das nada nuevo, y sólo me pides que me aisle. No quisiste venir porque no querias que estuviera con mis amigos, ¿Qué clase de persona hace eso?

Y entonces cuando te digo, esta bien, adios, cuidate que te vaya bien y tratas de darme un beso. No, está mal, no lo quiero, no somos nada, me hiciste tanto daño. Fuiste el primero, y si estuve enamorada de ti. Lo estuve tanto, entera, por completo. Y me hiciste tanto daño, me fuiste quiando todo de a poco, con tu egoismo sin limites, con mi estupidez sin limites. Te soportaba todo, te amaba, pero olvidé de quererme, olvidé de respetarme. Me olvidé. Y entonces anoche vienes... y haces eso ¿Qué quieres? Ya no tengo nada para tí. Por favor, andate, y no vuelvas más con esa cara de que te mueres y que lloras porque acabo de cerrar ese agujero que tenía en el pecho que algunos días me hacía pensar que tenía que volver contigo, con un tipo al que no le importa como me sienta, que no le importa lo que piense. Fuiste tanto, sí, mucho. Te lo agradezco, porque cuando mi papá se fue, y probablemente no había nadie para mi, estuviste tú, me apoyaste y me hiciste creer que había un mundo nuevo más allá. Me lo prometiste, y rompiste todas tus promesas, todos nuestros pactos. Rompiste mis sueños. Nuestros sueños. Y no tengo ánimos ya de pegarlos, reconstruirlos, y armar toda esta ilusión y esta farsa de que estamos bien.

Gracias por todo, siempre te voy a querer ¿sabes? quizás no me crees. Fuiste importante, y en el fondo siempre lo vas a ser, pero eso no significa que el pasado vuelva aqui, y que nos miremos, callados como antes, cuando me decias "te amo" despacio y yo pensaba que nunca nadie me habia dicho algo tan cierto y hermoso.

Gracias, perdón. Se acabó. Vete. Y que tengas un feliz cumpleaños.

1 notas musicales:

Doh dijo...

tereshilla, pusiste las fotos donde salgo blanquito
ajskjaa : D

Con tecnología de Blogger.