Shining words

Es que quería escribir al revés y que la gente me entendiera igual, pero no funcionó.
No funcionó con mi caligrafía inmensa de los 5 años, ni con la letra deforme de los 16. No funciona con la letra-intento-de-orden a los 18, y menos funcionará en las letras llenas de Alzhaimer de los 80.
Cada día es una silaba nueva. Cada semana, una palabra que no existe. Y año tras año, nace esa frase que se esconde.
Ya llevo 18 frases, el comienzo imperfecto del primer párrafo de esta historia.


Punto seguido.

1 notas musicales:

luppoalbino dijo...

cada frase de nosotros es algo que tiene una letra distinta... si quieres que sea a la inversa debera ser algo grande... se que lograran entenderte algun día

Con tecnología de Blogger.